Encabezado
menu
Buscar en los archivos
InicioRegionales Gremiales Nacionales La Provincia Policiales Archivo Turismo Deporte Locales
2010-06-22 - 13:56 Senadores Aníbal Asseff y Gastón Guarracino presentaron un proyecto de ley orientado a la contención de la familia en conflicto.

La familia tradicional en la que los padres permanecían juntos y los hijos se desarrollaban bajo conceptos de unidad familiar, en donde se ponían en marcha proyectos en común basados en satisfacer necesidades básicas y con proyección al crecimiento en un contexto de afectividad, compartiendo su vida en el mismo hogar se ha visto severamente conflictuado.



                   Aparecen carencias que requieren nuevas estrategias y programas de apoyo.

Las situaciones de divorcio, separación, ruptura o crisis familiar suponen un cambio en las relaciones de los miembros de la familia y, en la mayoría de los casos, están implicados hijos menores de edad, cuyos intereses deben prevalecer ya que la responsabilidad de los padres no se extingue con la ruptura de la pareja.

La creación de los Puntos de Encuentro Familiar representa una opción para facilitar el derecho de los niños a mantener relaciones con aquel progenitor con el que no convive y familiares con derechos de visitas en un lugar adecuado y, teniendo en cuenta el interés superior del niño.

Los divorcios o separaciones con hijos menores en Argentina se transformó en una de las problemáticas más difíciles de resolver, y en la actualidad, expuestas a un alto grado de ideologización violenta tendientes al enfrentamiento, la judicialización y a la confrontación de género. Los rencores, la violencia, la negación vincular en extremo, la falta de un punto final al conflicto, ubica al grupo familiar en una constante pugna, en la cual se pierde noción de consecuencias, y los hijos quienes deben ser prioridad, se ven afectados permanentemente.

 

La tardía fijación de los regímenes de vista y su difícil cumplimiento se ha ubicado como el eje principal de discusión. La demora en ponerse en funcionamiento, como el incumplimiento del mismo afecta los vínculos con los hijos, ya deteriorados por las continuas discusiones entre sus padres y entorno. Los incumplimientos reiterados y extensos en el tiempo obligaron a la sanción de la Ley Penal 24.270, sancionando al padre o tercero que impide el vínculo con los hijos, pero la misma no alcanzó a frenar el auge de las obstrucciones de vínculo con los hijos.

A los costos emocionales de intentos fallidos de visitas, se suman los gastos de las gestiones judiciales, la incertidumbre para el progenitor (papá o mamá) en su intento de ejercicio del derecho de visita y los hijos en el medio de ese torbellino.

Los “Puntos de Encuentro Familiar”, funcionan en España con éxito, enfrentando a los problemas que acompañan indefectiblemente las separaciones con hijos menores y a los desbordes de no aceptación del derecho de los hijos al vínculo con ambos progenitores.

Argentina no esta exenta de estos conflictos familiares, con un avance permanente de separaciones conflictivas.

Por lo expuesto, se impone dar respuesta desde el Estado a tan compleja situación.

 

 


inicio ::: Deporte ::: Generales ::: Gremiales ::: Interés general ::: Locales ::: Nacionales ::: Opinión ::: policiales ::: Provinciales ::: Regionales ::: Turismo :::


Contáctese: Departamento comercial - Redacción


Desarrollado por kaiopara ADN Necochea - 2009